Gustavo Lazo Oval 

 

Déjame una mirada

Una mirada donde pueda

yo mirarme en tus ojos,

una mirada para descubrir

el antojo de tus labios.

 

Con solo una, una solita

mirada tuya, sería yo feliz,

por una mirada me dejaría

llevarme por los vientos.

 

Que me azoten si quieren

las espinas de los campos,

porque daría yo tanto,

por solo una mirada tuya.

 

Con una mirada tuya,

la vida sería placentera,

después yo hasta muriera,

por una sola mirada tuya. 

 

Gustavo Lazo Oval

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

Gustavo Lazo Odal

 

 

Dime lo que has hecho conmigo,

si suspiro y escucho tu nombre,

y al caminar te traigo conmigo,

en mi pensamiento de hombre.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

que me siento hoy tan distinto,

no quiero estar con los amigos,

serán tus labios mi vino tinto.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

me alimento solo de imaginarte

y si solo tú fueras mi castigo,

que comiencen ya a castigarme.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

hembra de silueta maravillosa,

deseo colmarte de besos surtidos,

como rocío que cae en las rosas.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

si al escuchar una palabra tuya,

siento que estoy loco y perdido,

creyendo ser un eclipse de luna.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

que despierto sueño tus miradas,

y esperando solo estar dormido,

para soñarte de mi enamorada.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

yo te busco en todos los rincones,

y la sombra es mi único testigo,

que conoce todas mis pasiones.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

una huella tuya yo he visto,

pasarse cauta por mi camino,

y me a tomado de improviso.

 

Dime lo que has hecho conmigo,

para que yo sienta tanta dulzura,

distingo que hasta tu ombligo,

sale de la talla de una escultura.

 

Dime que lo has hecho conmigo,

que te encuentro tan elegante,

no me concibo, ni me domino,

mujer distinguida y excitante.

 

Dime que lo has hecho conmigo,

tan desolado estoy pensando,

como unir nuestros destinos,

y juntos olvidarnos del pasado.

 

Gustavo Lazo Oval

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

 Gustavo Lazo Oval

 

  A Merced de la Corriente (Continuación)

 

 

Lo peor de todo es que siempre nos estamos quejando, ¡hay! Si yo le cuento quien me enseño a vivir así, o sea valorando el tiempo y todo lo bueno que hay seca de mi, lo aprendí hace tiempo, cuando descubrí uno que estaba muy feliz y a la ves estaba muriendo, alguien que quiso vivir y lo consiguió, la vida me cruzó en su camino por casualidad, no voy a mencionar su nombre por respeto, no le dije nunca que contaría su historia, pero es digna de contar.      

 Estaba  con prótesis en las piernas y en los brazos y los ojos de cristales, que no le permitían ver, me dijo que la vida le había dado otra oportunidad y ahora estaba obligado a ver con el corazón, necesitaba ayuda de los demás para hacer todas sus cosas, pero me dijo que era muy feliz, de poder estar vivo y contar lo que le paso. Él siempre hacia bromas y en su cara destrozada lucia una sonrisa constante, la que me contagio por eso siempre ahora yo sonrío, me lo contó en el hospital Naval, de la Ciudad de La Habana, donde coincidimos por casualidad de la vida, en la misma habitación, yo también estaba recluido en el hospital por problemas de visión pero mucho más leve, lo mío era sólo una alergia, lo que a continuación escribo es tal como me lo contó.      

-Esto me sucedió en Angola, cumpliendo una gloriosa misión internacionalista, yo era zapador, una profesión en la que no te puedes nunca equivocar,  una tarde, me fue encomendada la tarea, de desactivar, las minas que estaban colocadas a los largo de un puente, por donde debía pasar el ejercito, en plena faena me reventaron tres minas que al parecer estaban muy viejas y detonaron si darme el tiempo para poder escapar y salvarme de una muerte segura, la fuerte metralla me arranco  los brazos, la vista y las piernas, a mi lado un compañero también cayo herido, pero de menor gravedad, a este lo recogieron para curarlo, pero a mi me dejaron estaba desecho, yo pude escuchar una voz que decía: (Dejemos a ese; esta muerto), yo trataba de pasarme las manos por los ojos, tenía la sensación de que estaban mis ojos llenos de tierra, pero no podía, sólo pude gritar con las pocas fuerzas que me quedaban, ¡No me dejen que estoy vivo!      

Así fue como decidieron recogerme, en aquella tierra encharcada de sangre, donde se quedaron mis extremidades, me llevaron a un hospital de campaña, y luego a un hospital general donde me cosieron como se cose un saco roto, los médicos no daban muchas esperanzas, pero yo tenia ganas de vivir, pues pensaba en todo momento que no me gustaba morir en Angola, yo quería que mis restos descansaran en Cuba me dije voy a salir de esta, así fue que me traje lo que pude para acá, y aquí estoy con lo que me queda. ¡¡Jodiendo!!      

 Era impresionante verlo pero tenia tan buen humor que daba gusto estar cerca de él, para escuchar las cosas que contaba, siempre hacia cuentos, recuerdo que nuestra habitación tenia tres cama, primero estábamos nosotros dos, luego, un día una enfermera comentó, mañana tienen un nuevo compañero de habitación es un capitán de la unidad de combate retirado que le van a operar de cataratas, mi amigo no estaba contento de que tuviéramos que compartir la habitación con alguien más y me pidió que hiciera un muñeco con nuestras mantas que le colocara sus prótesis o sea los dos brazos y las dos piernas de goma, para cuando llegara el capitán encontrase que la cama estaba ocupada, cuando llego el capitán a la habitación se molestó mucho era un señor prepotente, acostumbrado a dar ordenes, vociferó en la sala de muy mal humor, porque lo habían mandado a una habitación donde todas las camas estaban todas ocupadas, yo no quería ni moverme, fingiendo estar dormido, enseguida llegó una enfermera, la mujer más buena que puede haber y con todo el cariño del mundo, destapando el envoltorio,  trato de explicar como pudo que todo había sido una broma, pero el terco militar no entendía de razonamientos y dijo muy recio que no quería compartir esa habitación con nosotros, que eso había sido un atentado contra su persona, por supuesto que rápidamente quedé al descubierto, solo yo podía haber hecho eso, me acusaron de contrarrevolucionario, por atentar contra aquel capitán medio loco, se lo llevaron a otra habitación y mi compañero me decía con alegría ¡lo conseguimos! Ese capitán aquí, nos hubiera hecho la vida imposible, con lo bien que estamos nosotros, yo lo miraba con pena, pero en poco tiempo comprendí, que era un hombre lleno de felicidad y lo que le faltaba en su físico le sobraba en entusiasmo, en amor, tenia una capacidad asombrosa para salir de cualquier situación por muy desagradable que fuese, para el todo era bueno, estaba lleno de planes, decía que a pesar de que su físico aparentaba pequeño y le faltaban sus extremidades, el era un hombre grande porque su espíritu de lucha estaba entero y su alma era muy grandiosa, yo comprendí que era cierto lo que decía, ese hombre me dejo un gran recuerdo para siempre y una enseñanza imborrable. ese día me dije que si este hombre podía ser tan feliz, yo no podía dejar de serlo, ni aunque me llegaran a faltar las extremidades y la vista, este hombre era un ejemplo de positividad, que es una de las claves para ser feliz y tener éxito en la vida. Me enseño en los días que estuvimos junto más que años de escuela con los mejores maestros.        

Ya me decía mi viejo: No importa la condición en que te encuentres,  siempre es bueno el momento para comenzar. No importa de donde vengas, lo mas importante es donde quieres ir. Hoy es el primer día del resto de la vida, pues lo mejor es dejar las prisas y empezar ahora mismo a ser feliz.      

 Yo empecé a ser feliz, desde que aprendí a valorar mi vida, haciendo siempre las cosas que más me gusta hacer, desde que aprendí a complacerme en el camino que tengo que transitar por estar en mi destino, ese que no se puede evitar. Lo que sucede sin esperar, y lo que duele. A eso también le busco y le encuentro siempre algo de felicidad; nada en la vida viene sólo, todo está acompañado de algo más, las enseñanzas casi siempre llegan prendidas de momentos difíciles, en las situaciones al limite, hay momentos que nos perdemos las enseñanzas, por estar quejándonos de lo que nos lastima, en ese momento perdemos de aprender y suele suceder, que tropezamos una y mil veces, con el mismo escenario, acaeciendo la misma obra teatral, que al final no queremos ver. Llevo ya aproximadamente unos diez kilómetros de playa y ya se está  llenando la arena de toallas, el sol me está picando el la piel, me voy al agua para refrescar, en este mes de febrero el agua está muy fría, pero me han dicho que es muy buena para la piel, el argumento es el de mantenerse joven, o bueno la apariencia; los años no, nos los quita nadie.      

La juventud que se lleva por dentro y esa, no se ve, consta en como uno se siente, yo conozco jovencitos que siempre están cansados sin ganas de hacer nada y a señores y señoras mayores que están esperando que suene la música para ponerse a bailar.  Bueno me voy al agua ¡Ufff...! Que frío, me remojo y salgo que los olas están muy fuerte, y ya una vez pasé un tremendo susto, porque el mar también es peligroso y exigente, en el se puede ganar la vida, como también puedes ganar la muerte. Otro día les cuento lo que pasó, porque ahora en el camino de vuelta a casa les voy a narrar,  las cosas que le ocurrieron a un ermitaño, que vivió en una cueva situada justamente a la orilla de un rió de Mabuya, un humilde pueblo del campo situado al norte de la provincia de Camaguey. En la isla de Cuba. (La tierra donde nací). Continuara.... 

 

Gustavo Lazo Oval

 

-------------------------------------------------

-------------------------------------------------

 Gustavo Lazo Oval

 

Víctimas

 

Infortunados impúber

que penando viven,

sin agrados, sin regodeos,

sin ilusiones.

¡Víctima de la dolencia más terrible!

Es lánguido el martirio

para el cuerpo,

cuando no se alimenta.

Ingenuas criaturas tan desgraciadas.

Se hacen interminables

los días del hambre.

Es un eterno fantasma

que los persigue.

Por los hilos de los caminos

sin encontrar sus estambres.

Mientras temerosos

muchos se apartan,

dejándole a merced

de su destino.

Se está ignorando

el dolor de los cautivos,

semejantes que agonizan

sin provisiones.

A esos que les rompieron

sus ilusiones. 

Castigados sin delito,

víctimas del horror,

mientras algunos viven

en mansiones de amor.

Ellos van muriendo

de frío y de hambre.

Con esos sombríos

fantasmas infernales.

Descubriendo un final

con la suerte

de poder encontrar,

el fin a su castigo

un día con la muerte.

 

Autor: Gustavo Lazo Oval 10.II.2011 

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------                                                

Autor: Gustavo Lazo Oval

 

 

 

Me lo contó un loco 

Que sorda estaba la noche,

que sintió gemir un llanto,

lóbrega oscureció el canto

de un ave pasajera.

 

Estaba tranquilo allá fuera,

viendo pasar a la gente,

cuando de repente,

sentí lo que pasaba.

 

Un loco se paseaba

por detrás de las rejas,

contando sus quejas

de noches y madrugadas.

 

Llamaba penumbra a la arboleda,

que alguien paseaba en su sombra,

cuando le detuvieron las honras,

en las tinieblas de los campos.

 

Me fueron llenando espantos

y los pánicos de los vicios,

que no tenían más oficios,

que los turbios estancos.

 

Relleno del negro abismo,

de un enorme precipicio,

con el llanto del silencio,

eran tumbas del cinismo.

 

Nefastos de los inviernos,

encajados en los caballos,

incineraron con los rayos,

las brujas de los infiernos.

 

Aquí las lechuzas hechiceras,

canturrean siempre un canto,

hay un miedo que da espanto

que asusta hasta las hiedras.

 

La estatua de piedra tiembla,

en su enorme y esbelta figura,

cuando salen de las sepulturas,

las sombras de las nieblas.

 

La endiablada madrugada,

que poseída por un pánico,

se llevó a el pobre lunático,

que se quejaba a carcajadas.

 

El miedo no le asustaba,

aquel extraño perturbado,

porque estaba acostumbrado,

a la aldaba que le amarraba.

 

Y la camisa de fuerza rasgaba,

por seguir contando su empeño,

un médico, psiquíatra y el dueño

de la clínica que lo trataba.

 

En letanía pidió que le dejaran,

hablar con los enfermos,

que van por las aceras.

¡Están más locos los de afuera,

que los que estamos en los internos!

 

Autor: Gustavo Lazo Oval 12.0I.2011

 

 

 

-------------------------------------------------

Francisco Arroyo
Francisco Arroyo

Francisco Arroyo Ceballos Improvisación 14 “Te vi”

Te vi,
y descubrí en mí emociones olvidadas,
instantes ocultos en mi ser,
...fugaces sensaciones con valor de una vida.

Te vi,
y no pensé ni por un momento en alejarme, en desaparecer…
pensé en tenerte, en alcanzar lo prohibido y gozarlo,
en dirigir mis sentidos hacia donde tú estas.

El despertar al placer unido a lo sensual de tu perpetuidad
constata la idea de lo no colectivo, de lo singular,
constata el hecho que se resume en tu saber estar, en tu prestancia,
y me reclino ante ello.

Te vi,
y el resto del cosmos ensombreció,
y tras mi respeto se escondió una ilusión
la de permanecer ahí…a tu lado.

 

                                                                  Francisco Arroyo

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

 

Gustavo Lazo Oval
Gustavo Lazo Oval

“MUNDO FELIZ” 

Voy a zarpar
desde el puerto
de la alegría,
el buen humor
mi equipaje
de esperanza,
que favorecen
para repartir
mis poesías,
reflexivo con amor
y bienaventuranza,
salpicando
con ternuras
y simpatías.

Para amerizar
la superficie
más profunda,
iré cuidadoso
con las olas
de las palabras,
que a veces
acalambran,
tendré cuidado
con los mares
que inundan,
cuando se hacen
agujeros
en las barcas.

Me gusta
navegar
por el mar de
la expresión,
con toda
la autonomía
que tienen
las brisas,
con el calor
de la pasión
y el arte
que transmite
el amor,
de las sonrisas.

Voy a comunicar
lo que llevo
en este
corazón loco,
quiero llevarme
el mundo
a otro lugar,
donde se cubra
de felicidad,
al menos
por unos
segundos,
se que hay dolores
en el mundo,
que lo hacen llorar,
pero se puede cambiar.

Si nos pusiéramos
todos a bailar,
al compás del mar,
de ese mar
tan profundo,
que no para
de danzar,
sí; bailemos
como el mar,
y cantemos
sin parar,
todos vamos
a disfrutar.

Para que goce
todo el mundo,
pongamos
el mundo
a gozar,
así es como
se llena el mundo
de felicidad.

Autor: Gustavo Lazo Oval

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------"RAMON EL ABRAZA FAROLAS”

Bar. Estrellas brillantes,
sale de la barra Don Ramón,
solo lo acompaña su adicción,
ya no tiene los amigos de antes.

No quiere comer, solo busca la bebida,
se abraza a la primera farola,
arrastrando su guitarra española,
anda errante por la vida.

Cuando Ramón tenía dinero,
paseaba en su auto copete,
ropa, lujo y billete,
era Don Ramón un caballero.

Se sienta en el bordillo de la acera,
con la ropa sucia, que huele muy mal,
la camisa como un panal,
y vestido como quiera.

Su viejo sombrero,
que siempre lo cobija,
lo usa como vasija,
igual que cualquier limosnero.

Toca su guitarra con esmero,
y comienza a cantar,
las canciones le hacen olvidar,
su condición de forastero.

Manuela la peluquera,
lamenta de ver,
a Ramón el esposo de Ester,
borracho, por las aceras,

La gente le grita:
¡Ramón pasando la borrachera¡
como si con el no fuera,
nada le palpita.

Ramón ha perdido la ilusión,
ya la vida no le interesa,
del alcohol es una presa,
sin rumbo y sin dirección.

Anda loco por la ciudad,
sin tener donde dormir,
haciendo el hazmerreír,
y perdiendo su dignidad.

Lo vieron en una farola,
que esta por el puerto,
parecía estar muerto,
enroscado como una caracola.

Ramón no entiende de consejo,
el otro día habló con él,
un militar del cuartel,
un hombre que ya es un viejo.

Para que dejara de beber,
pero Ramón no comprendió,
la bebida lo dominó,
le encontraron ayer.

Muerto en un contenedor,
entre basuras y escombros,
enterrado hasta los hombros,
tuvo Ramón un final aterrador. l

 

 

AUTOR: Gustavo Lazo Oval

 

-------------------------------------------------

-------------------------------------------------

Manuela Carrion
Manuela Carrion

Mi tierra

Esta bendita tierra que labras
Con palabras y versos gentiles
Que fuiste dejando a la deriva,
Como un barco de palabras
En medio de la mar cautiva
Y esos años de ausencia, infantiles.

Sentada frente al horizonte
Tratando de buscar esa línea purpúrea
Que separa la vida pasada
Con esta, el olivar que transmonte
Hasta mi puerta, amada
Sonrisa de niña que fulgúrea.

Solo ya con el recuerdo vago
Que la distancia y el tiempo embellecen,
Aparecen distantes y alegres
Los versos que retratan con amago
De pincelar el pasado, empiecen
Las letras que con dulzura integres.

Llevo en el alma la ciudad
Que me vio nacer, campos
De espigas y olivos, vertiente
Aseñorada Mi tierra

Esta bendita tierra que labras
Con palabras y versos gentiles
Que fuiste dejando a la deriva,
Como un barco de palabras
En medio de la mar cautiva
Y esos años de ausencia, infantiles.

Sentada frente al horizonte
Tratando de buscar esa línea purpúrea
Que separa la vida pasada
Con esta, el olivar que transmonte
Hasta mi puerta, amada
Sonrisa de niña que fulgúrea.

Solo ya con el recuerdo vago
Que la distancia y el tiempo embellecen,
Aparecen distantes y alegres
Los versos que retratan con amago
De pincelar el pasado, empiecen
Las letras que con dulzura integres.

Llevo en el alma la ciudad
Que me vio nacer, campos
De espigas y olivos, vertiente
Aseñorada de otros tiempos,
Aceituneros altivos, abad
De callejones, patios y portones.
¡La tierra se siente!
de otros tiempos,
Aceituneros altivos, abad
De callejones, patios y portones.
¡La tierra se siente!

 

 

Manuela Carrion

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

 

 

 

 

Francisco Arroyo
Francisco Arroyo

 

 

 

 

 

 

 

                   " Recuerdas"

 

Tal vez no encuentre palabras
para describir emociones ocultas, tal vez soñadas,
tal vez recuerdos de futuro que premonitoriamente alcanzo
en la impavidez de mi deseo.

¿Recuerdas cariño cuando suavemente te acariciaba en la penumbra de la noche?
¿Recuerdas estremecerte entre mis manos,
el ...recorrido de mis dedos haciendo caminos en tu cuerpo,
el deseo que los guiaba,
sentir como lo humano y divino se confundía,
como la razón no era otra que la esperanza común?

¿Recuerdas haber deseado al punto del dolor?
Porque el amor no es amor si no hiere,
si no se hace eterna la simple distancia, el simple instante de separación.

¿Recuerdas haber gozado el infinito?

Es por ello que recuerdo …y no olvido,
por ello que añoro, siento y me embriago con tu recuerdo,
es por ello que te necesito…

 

 

 

Francisco Arrroyo

 

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

                            A ti....

 

 

A veces pienso en que haría
si de arte y sueño no viviera,
si por mi esperanza de cada día
tu sombra no flotara
pues tu eres mi destino
el destino incierto que atenaza y envuelve mi mente que subyuga y acrecienta la idea de lo no transcurrido.

Yo te añoro amor, a cada instante
y en mi de ...seo desaparece lo falso,
en mi ansia no ha lugar a la penumbra, al vacío, a lo vano,
en mi razón te encuentras
y…ya ves, en lo lejano, te siento.

francisco arroyo

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Obra de Francisco Arroyo
Obra de Francisco Arroyo

 “Si de mí dependiera”

Si de mí dependiera
te entregaría las Perseidas
y en los albores de mi desesperanza
no echaría la vista atrás,
afianzaría mi mirada hacia donde tú estás.

Si de mí dependiera
te lanzaría un susurro que acrecentaría
el ritmo de tus latidos,
que conmovería todo tu ser, que desbordaría la última gota en tu vaso.

Si de mí dependiera
sería una estrella más en tu firmamento
con tal de “estar”, y te seguiría a lo lejos
te respetaría y añoraría en silencio, te amaría…

Sólo con eso me conformaría,
Si de mí dependiera.



francisco arroyo

 

--------------------------------------------------

--------------------------------------------------

                       EMIGRAR....

 

Es aspirar a un mundo mejor, es intentar
vivir con decoro, es la ilusión de un tesoro
que se busca con amor, pero hay algunas
veces, que se convierte el cantar en añoro.

O en la misma muerte, desolada del lloro,
y la nostalgia que persigue como sombra,
y la cicatriz de una herida que ya no sana,
porque duele muy angustiada la memoria.

Se miran las mañanas llenas de esperanzas,
y como lanzas llegan aventuras de fortunas
nuevas, que van labrando un futuro que se
derrumba, sobre la tumba de la añoranza.

Al emigrar se siente que pasa la vida más
de prisa, y a la ves tu mundo sin querer se
para, vives en dos puntas de una misma vara,
que te han atravesado la sonrisa.

Algunas veces andas de prisa sin rumbo, y te
pierdes, y aparece, y otras veces llevas tristeza
reflejada en la mirada, recuerdas cosas pasadas
entre lagrimas de un llanto que envejecen.

Un olor cuando respiras, una cara conocida,
cuando miras a un rostro que se te parece,
al sabor de tu fruta preferida, aquella música
que no olvidas y tarareas muchas veces.

Quieres pensar que el cielo es todo igual, aunque veas las noches diferentes, el sol no es igual de caliente y las estrellas brillan sin césar, haciendo a la luna transparente.
Emigrar párese sencillo, y lo que viviste
de niño, como no lo puede olvidar, y los amigos
que se quedan, vas como en una rueda
que sin querer te llegará a aplastar.


Y lo peor es que; la libertad emigra cuando te vas, buscando tu libertad, porque ya no eres de aquí, ni tampoco eres de allá, y te olvidan, y te recuerdan, y cuando vuelvas, simplemente no te reconocerán.
Intentaran recordarte pero otro abra en tu lugar, encima de tus mismas huellas, y lo que tuyo fue, cambio de nombre, y todo se ve diferente, niños y hombres confundiéndote con otra gente.Estarás como ausente en la memoria, quedando para la historia de la mente. Cuando se emigra no se es conciente y de repente quedas preso,sin patria y sin glorias.


Autor: Gustavo Lazo Oval.

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Histats.com © 2005-2012 Privacy Policy - Terms Of U
Free counter and web stats